Concentración Parcelaria

Si los vecinos lo estiman oportuno, pondremos todo nuestro empeño en conseguir la concentración parcelaria.

    Puede que Villarino esté perdiendo el tren en lo que a la concentración parcelaria se refiere (en adelante C.P.) y si lo pierde es debido a que los últimos gobernantes, por diversos motivos, no han puesto todo el empeño que requiere un asunto de esta importancia. Nosotros creemos que la C.P. en Villarino es más necesaria que nunca, incluso decimos que es vital para que nuestro pueblo no muera. Es también una cuestión necesaria para que las fincas se revaloricen y, aquellos que quieran, las hagan productivas. O, si lo prefieren, las puedan alquilar o vender por precios superiores al valor actual. En las condiciones actuales las fincas no valen prácticamente nada y, lo que es más grave, muchos villarinenses no saben localizar sus propiedades o no pueden llegar hasta ellas por el deterioro absoluto de los caminos. Ninguna de las tierras concentradas han sido abandonadas y las de Villarino ya lo están en torno a un 99%.
 
    Fermoselle y Masueco, en una situación de abandono del campo parecida a la nuestra, tenían pedida la C.P. hace ocho o diez años. Ellos ya se han puesto manos a la obra, y la van a tener. Si nadie lo arregla Villarino de los Aires y su término municipal quedarán convertidos en un erial y los propietarios de las fincas las perderán sin posibilidad de vuelta atrás.
 
    El Grupo VyC ha estado intentando, sin éxito, durante cuatro años que el equipo de gobierno se pusiera manos a la obra. Como ha ocurrido con todas nuestras propuestas, no solamente no han hecho caso sino que cuando ya habíamos repetido en los plenos media docena de veces que por qué no se pedía la C.P., el señor alcalde nos replicó que si no había nada más importante que proponer.
 
    El sector primario (agricultura y ganadería) siempre será el que dé de comer a la humanidad, la cual no para de crecer. Hemos de darle a nuestros campos la importancia que tienen y merecen y “procurar” que el sector secundario (transformación de materias primas en productos elaborados) se instale en ellos y sea posible manufacturar nuestros productos desde el campo hasta la mesa.
 
    Aun a sabiendas de que no depende exclusivamente de nosotros, sí decimos que tenemos capacidad, empeño y determinación para sacar adelante la C.P, siempre que ese sea el deseo mayoritario de los vecinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *