Carta al Sr. Alcalde de Villarino

Os adjuntamos una carta remitida hace unos días al Sr. alcalde de Villarino con objeto de que incluya en el pleno de la próxima semana dos mociones. En una se pide cambiar el nombre de la calle Valladrones por la calle del Dr. Luis Montes y en otra se pide la reprobación y cese en sus funciones de gerente de la residencia del concejal D. Sergio Basrroso.

AYUNTAMIENTO DE VILLARINO DE LOS AIRES

SALAMANCA

Sr. Alcalde: D. Julián Martín Jiménez

 

Miguel Ángel Sanz González, en nombre y representación del Grupo Municipal VyC solicita, la inclusión en el orden del día del próximo pleno las dos MOCIONES siguientes:

PRIMERA: Propuesta de cambiar el nombre de la calle Valladrones por el Calle del Dr. LUIS MONTES.

Luis Montes era un vecino de nuestro pueblo que ha dedicado su vida a la defensa de las personas con menos medios y desde los años 90, como medico de paliativos, a evitar el sufrimiento en el momento de la muerte.

Su labor ha sido ampliamente reconocida no sólo en España, sino también en el extranjero donde fue invitado a dictar conferencias y charlas sobre su actividad. Siempre fue un enamorado de Villarino, venía aquí cuando su trabajo se lo permitía a disfrutar de nuestro pueblo y la paz que en  encontraba. Siempre dijo que cuando fuera su tiempo deseaba venir a la Residencia de Villarino.

Llevó a Villarino en el corazón y así lo manifestaba cada vez que tenía oportunidad como queda acreditado en multitud de entrevistas y charlas que dio, manifestando su amor por el pueblo.

Presidente de la Asociación a una muerte digna, director  médico de La Paz, director de paliativos de Hospital Severo Ochoa, Luis fue siempre un hombre sensible al sufrimiento. Fue acusado por el gobierno de la Comunidad de Madrid por intereses espurios de actuar impropiamente en las sedaciones, y a pesar de que fue absuelto por la justicia siempre dejó en él honda huella semejante acusación. El ataque a Luis Montes no fue sino un ataque sin concesiones a la sanidad pública al que él supo responder con dignidad.

Después de su muerte los homenajes multitudinarios se suceden, en Madrid, el Centro Municipal de Salud de Getafe llevará su nombre, el Ayuntamiento de Madrid ha resuelto poner su nombre a una calle de la capital. Corresponde  a nosotros rendir un modesto pero sincero reconocimiento a nuestro vecino, no únicamente por su labor haciendo del momento difícil de la muerte un acto más de una vida digna, sino porque era un persona honesta y generosa, una gran persona.

SEGUNDA: Discusión y análisis de la situación lamentable en la que se encuentra la residencia municipal. Adopción de las medidas pertinentes al objeto de revertir dicha situación. Votación sobre la propuesta de reprobación del concejal Gerente de la misma.

Cualquier vecino que tenga alguna relación con la residencia municipal puede observar la situación de abandono en que se encuentra la construcción, goteras,  deterioro de las ventanas que permiten la entrada de aire, mosquiteras rotas, falta de pintura, falta de reposición de la obsoleta maquinaria, etc. Una situación impropia de un edificio en el que han de vivir personas mayores que necesitan, por su edad, cuidados especiales. Estas deficiencias vienen a entorpecer igualmente el trabajo diario de las personas que realizan la importante función de cuidar a nuestros padres y abuelos.

En cuanto a la economía no puede por menos de llamar la atención el hecho de que otras residencias con unos precios parecidos –por ejemplo las residencia de  Masueco o Ledesma que son gestionadas por empresas privadas-  tienen beneficios, mientras nuestra residencia –que no olvidemos no debe tener beneficio empresarial-  tenga unas pérdidas de 160.000€ anuales que ha de aportar el Ayuntamiento, es decir los vecinos para que la misma siga funcionando. Si los trabajadores no cobran más que en otras residencias, si los residentes comen más o menos lo mismo, alguien debería averiguar porqué en nuestra residencia ocurren estas cosas.

Hemos pedido reiteradamente que los abonos que hace la Junta, por las plazas concertadas ocupadas por personas normalmente de fuera del pueblo, sean ingresadas en la cuenta de la residencia, y que sólo sean cargados en dicha cuenta los gastos  de personal o cualquier otro que tenga su origen en el funcionamiento de la misma. Sin embargo, se utilizan los recursos de la residencia para asuntos que nada tienen que ver con la misma, lo que origina además de la insuficiencia de medios, en alguno casos, el retraso en el pago de las nominas de sus trabajadores.

A pesar de la importancia de los asuntos señalados el elemento capital es sin duda la situación en que se encuentra el personal. Si ya la situación de anormalidad viene siendo preocupante desde hace tiempo, se ha agravado  a causa de la baja de la directora ya hace varias semanas. El Ayuntamiento no ha tenido a bien nombrar a ninguna persona cualificada que tome la dirección de la misma lo que obliga a las trabajadoras a desarrollar cometidos que no son propios de sus funciones lo que, sin duda, produce malestar entre las mismas que, naturalmente, se transmite a los residentes.

La responsabilidad máxima de esta situación es del Sr. Alcalde a pesar de haberla delegado en la persona del concejal Gerente, sin embargo creo que debemos dirigirnos a este –el Gerente- por ser directamente el responsable de la actividad diaria. D. Sergio Barroso no sólo no ha sabido fomentar entre los trabajadores de la residencia un ambiente de concordia, si no que han producido tensiones innecesarias  al tomar decisiones arbitrarias y otras de carácter técnico para las que se requeriría conocimientos específicos que él no tiene.

Sea como fuere nos encontramos con un panorama desolador en el que ni siquiera se ha previsto con tiempo –mediante un adecuado salario, por ejemplo- la concurrencia continuada  de un profesional Técnico Sanitario, lo que obliga –como se ha dicho antes- a realizar trabajos técnicos a las auxiliares que han de asumir una responsabilidad no incluida en sus funciones.

Consideramos por tanto que el Sr. Concejal Gerente, D. Sergio Barroso ha demostrado con tiempo suficiente que no es la persona más indicada para ejercer las funciones de dirección de la residencia y, por tanto, solicitamos sea votada su reprobación y en caso de ser aprobada sea destituido por el Sr. Alcalde de esta función.

Se proponen las acciones siguientes:

-Que se forme una comisión Ayuntamiento-Dirección – Trabajadoras en el que de forma urgente se reúnan con una periodicidad mensual al objeto de evaluar las quejas y necesidades del personal así como del conjunto de la residencia. En función de los resultados actuar en consecuencia.

-En tanto la directora de la residencia -y para otras situaciones similares- no se incorpore a su trabajo ha de buscarse una persona cualificada que desarrolle de forma efectiva y eficiente las funciones de dirección y control.

-Que sea elaborado, de acuerdo con las trabajadoras, un convenio colectivo para esta residencia. Ha de tenerse en cuenta que el convenio que se está utilizando en su apartado tercero dice “Queda expresamente excluido el personal que preste sus servicios en centro y/o empresas cuya titularidad y gestión corresponda a la administración pública”.

-Que se evalué el sueldo que puede ofrecerse a los Técnico Sanitarios al objeto de que se dé continuidad de forma permanente en la residencia.

-Que sean ingresadas en la cuenta corriente de la residencia las cantidades que son abonadas mensualmente por la Consejería correspondientes a las plazas concertadas.

-Que sean cargados en la cuenta de la residencia únicamente los gastos producidos por la residencia, tanto en personal como cualquier otro.

Miguel Ángel Sanz González

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *