“Benditas sean las cosas que llegan siempre tarde”

“Benditas sean las cosas que llegan siempre tarde” afirmaba José-Miguel Ullán en su célebre poema “Manjar Lento” viniendo a decir que aunque tarde, la ventura siempre es bien recibida. Y qué mejor ventura que rendir sincero y merecido homenaje a uno de nuestros paisanos más ilustres, José-Miguel Ullán.

Con esa intención, y a iniciativa de la Asociación Vecinal Villarino y Cabeza, un gran número de villarinenses y numerosas personas venidas de distintos puntos, nos reunimos en torno a la que fuera la casa del poeta, en la calle la Cumbre. En un sencillo, bonito y  emotivo acto, todo el pueblo,  a través del Alcalde, descubrimos una placa conmemorativa que nos recordará para siempre que allí nació y vivió José-Miguel.

Testigos en primera persona, sus hijas Eva y Alba  junto a sus dos nietos recibieron el cariño de su gente. Este primer acto estuvo empapado en arte, de mano de la rapsoda María Ángeles Gutiérrez Tábara, la impresionante  voz de la soprano Ángela Romero y el melodioso y dulce sonido del violín de Elena Martín Bárez.  Cerrando el mismo, sus amigos de la infancia, no pocos, le dedicaron varias estrofas de esas canciones tradicionales de Villarino que él había incluido en alguno de sus escritos y que tanto le gustaba oírlas y cantarlas. Estamos seguros que allá donde esté les dedicó una sonrisa al escucharles.

Precedidos por el sonido de la gaita y el tamboril, nos dirigimos a la Plaza Mayor, donde el grupo de poetas Homero, de Salamanca, nos ofrecieron alguno de los más arraigados poemas de Ullán. En el acto participaron también su hija Eva y su nieto Alejandro que recitó de memoria un poema de su abuelo que emocionó a muchos de los presentes y el Doctor en Literatura Española y poeta Pablo López Carballo

El tercer y último acto del homenaje, estaba anunciado para el centro cultural “Tele-club”, celebrándose en el ya renombrado “Centro Cultural José-Miguel Ullán”, pues el Sr. Alcalde D. Julián Martín, dando cumplimiento al acuerdo de pleno de 26 de diciembre de 2014  y como máximo responsable municipal, descubrió una placa que acreditaba el cambio de nombre del centro.

Una lástima la ausencia del anterior Alcalde, D. Sergio Barroso Ullán, responsable municipal en el momento de la resolución plenaria en la que se acordó por unanimidad dar el nombre de José-Miguel al centro y que no fue capaz, o no lo valoró suficientemente, de ejecutar en su tiempo, como máxima autoridad municipal, el acuerdo del pleno.

Ante un salón de actos casi lleno, la profesora y Doctora Rosa María Benéitez Andrés y el Doctor Antonio Grande Benito, vecino del pueblo y amigo desde la infancia nos acercaron, de forma brillante y muy emotiva, un poco más a la figura del poeta y de la persona,  respectivamente.

El cantautor Manuel Méndez puso la nota musical a este último y más extenso acto que contó con la lectura, por parte de su hija Eva, de unos textos de José-Miguel publicados en El País y referentes a las fiestas de Villarino. El homenaje finalizó con la proyección de algunos de los mejores momentos televisivos de José-Miguel Ullán y una sentida ovación al poeta que, como muestra de cariño, recibieron agradecidas sus hijas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *